volver

Año tras año

Martín Blanco

Esto no es una súper historia que me haya pasado sino un agradecimiento por los muchos bares y restaurantes que permanecen abiertos año tras año en estas fechas.

Trabajo como repartidor y en ocasiones, aunque intentes terminar lo antes posible, por inclemencias del tiempo u otros motivos no puedes volver a tu zona a la hora que te gustaría.
Eso hace que tengas que parar en sitios que desconoces, pero que gracias a la amabilidad de sus dueños o trabajadores, los acabas haciendo como sitios fijos en tus rutas.
Santi y Gema, que han abierto un poco antes para un cafetito en Año Nuevo, Mariano que abría antes la cafetería del camping para atenderme… una larga lista de gente que hace de estas fechas trabajando algo menos duro.

¡Un abrazo para todos!