volver

Gracias SAMUR

Fernando Lizón

Padezco de asma y siempre llevo el inhalador conmigo, excepto el año pasado que fuimos en el coche de mi hijo y no lo llevé.

En mitad de la comida me entró un pequeño ataque (nada grave) y tuvimos que llamar al SAMUR.
Lo normal en estos casos es que te lleven al hospital, te miren y te den lo que necesitas… algo que yo quería evitar, siendo una fecha tan familiar.

Pero los trabajadores de SAMUR llevaban inhaladores y otras cosas para no tener que llevar a los pacientes al hospital, ¡qué detalle!
Tardaron muy poco en venir, me dieron un inhalador y siguieron con su trabajo… es de admirar la verdad.